La Reconstrucción en cualquier área de la cirugía, consiste en términos generales en devolver la forma y la función perdida de las estructuras biológicas alteradas, en el caso que nos atañe a nosotros las estructuras faciales. Esta pérdida de integridad y lógicamente de la función puede ser por diversas causas, como malformaciones del crecimiento, en que no es posible el tratamiento quirúrgico exitoso de la anomalía estructural sin procedimientos de mayor complejidad, como injertos óseos y/o el uso de elementos de osteosíntesis de alta resistencia que entreguen soporte a las estructuras vecina.

Otra área de la reconstrucción es el caso del trauma facial de alta energía, donde a nivel óseo hay pérdida de continuidad del tejido o conminución de este.