El implante dental es un tornillo de titanio, de material compatible (el organismo no lo rechaza sino que este se integra al hueso). Está destinado a reemplazar una raíz dentaria, permitiendo devolver la función y estética natural donde se perdió un diente.

La instalación de implante se realiza en forma no traumática e indolora, y se puede realizar con anestesia local o con sedación / anestesia general para la comodidad del paciente que lo requiera.

En general, salvo escasas excepciones, todos los pacientes pueden optar a implantes. En aquellos casos donde se requiera, se deberán realizar procedimientos para aumentar el volumen óseo previo a la instalación del implante. Los procedimientos quirúrgicos anexos a la instalación de implantes son de exclusivo resorte de un cirujano maxilofacial.